Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias RSS Feed

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD






















No todos los días Dios hace un milagro justo en frente de tu casa.

El pastor Eric Ángeles se estaba preparando en su casa para una reunión de la junta de la iglesia en Bellflower, California, en un sábado por la mañana, cuando escuchó un golpe seco, seguido de unos gritos.

Cuando Ángeles abrió la puerta vio a un niño tendido en la calle y completamente inmóvil. Una camioneta lo acababa de golpear, haciéndolo volar unos 50 pies. Múltiples espectadores corrieron para comprobar el pulso del muchacho.

«Él estaba sin vida», dice Ángeles, pastor de New Hope International Christian Church en Norwalk. «Tenía los ojos y la boca abiertos, pero estaba inmóvil».

Ruth, la esposa del pastor, y su hija, May, salieron juntas de la casa para ver cómo podían ayudar. Los padres y la hermana del niño de nueve años de edad, también habían oído el ruido y ya estaban llorando al lado del niño.

«Cuando vi al niño, pregunté inmediatamente si podía orar por él», dice Ruth. «Oré en el nombre de Jesús. ‘Señor, sólo has que la vida regrese a este niño. Has un milagro justo frente a nuestros ojos’».

Ruth Ángeles dice que el Señor la motivó a clamar el nombre del niño. La hermana del niño, Brianda, lo identificó como Leonel. Ruth comenzó a gritar, «¡Leonel! Leonel!».

Eric dice que el Espíritu Santo lo instó a abrazar al angustiado padre, Leonel Montañez, y decir: «llame el nombre de Jesús» (en español), a pesar de no entender español.

«Más tarde descubrí que quería decir, ‘invocar el nombre de Jesús’», dice Eric.

Fue entonces cuando Ruth se dio cuenta de que los ojos del niño parpadearon una vez.

«Anuncié que estaba vivo y pedí que todos oraran en el nombre de Jesús», recuerda Ruth. «Incluso el hombre que lo golpeó y otros familiares estaban arrodillados alrededor del niño llorando y clamando el nombre de Jesús».

Después de llamar cinco veces el nombre de Leonel y el nombre de Jesús, el niño empezó a tratar de respirar en esa mañana de diciembre.

«Fue la primera vez que vi ese tipo de intervención milagrosa», dice Ángeles. «He visto gente ser sanada, pero ¿qué alguien regrese de la muerte? Nunca antes había experimentado eso».

Este incidente le recordó a Ángeles sobre Lázaro en Juan 11 cuando Jesús lo llamó a salir de la tumba tres días después de la muerte de su amigo.

«Los médicos dijeron Leonel no podría caminar durante meses», dice Ángeles. «Pero dos semanas más tarde él ya estaba corriendo. Fue un milagro».

La familia de Leonel y la familia Ángeles viven en la misma calle. Cuando la familia Montañez regresó del hospital con Leonel después de sólo cuatro días, todos aceptaron a Jesús como Salvador. Ángeles dice que la recuperación milagrosa de su hijo hizo que los padres tuvieran un corazón blando para el Evangelio.

Ángeles invitó a la familia a compartir la historia en New Hope International. Los padres no hablan inglés con fluidez, pero Brianda, su hija de 17 años de edad, tradujo para ellos.

Derenice Montañez, la mamá de Leonel, compartió con la congregación a través de su hija «En primer lugar queremos dar las gracias a todos los que oraron, estamos muy agradecidos de que mi hijo sobrevivió».

«Sabemos que nuestro Padre Celestial es verdad» dijo el padre del niño. «Queremos dar las gracias a Él. Lo conocimos en ese momento».

Brianda agradeció también.

«Gracias a todos los que oraron por mi hermano porque el Padre Celestial escuchó las oraciones y él está aquí con nosotros», dijo.

Aunque los médicos le dijeron a la familia que se necesitaría un mes para que Leonel estuviera lo suficientemente fuerte como para ir a casa, y por lo menos seis meses para que pudiera caminar de nuevo, en realidad él recuperó todas sus facultades en menos de dos semanas.

Sus lesiones incluían una fractura de cadera y costillas, y la clavícula y hombro dislocados, una fractura de cráneo, coágulos de sangre, y una fractura en la columna vertebral.

Cuando un médico dijo que era un milagro que Leonel estuviera vivo, Derenice Montañez le dijo que Dios tenía las manos sobre su hijo.

Leonel se mantuvo de pie en la plataforma de la iglesia junto a su familia, y cuando se le preguntó si quería hablar, con una gran sonrisa en su cara él simplemente dijo, «Gracias».



Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos


Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000