Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias 

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















Comenzó como el sueño de un matrimonio de revitalizar un viejo edificio que había alojado una escuela, y hoy se está convirtiendo en un nuevo modelo para fundar iglesias en comunidades rurales y barrios urbanos en todos los Estados Unidos.

En 2013, el matrimonio Drew Lewis y Amy Blansit compraron un edificio de escuela de unos cien años de antigüedad y que había estado en el mercado por más de cinco años en el vecindario Grant Beach de Springfield, Missouri. Por estar abandonado, el edificio estaba deteriorado y había sido objeto de vandalismo, y además, servía de dormitorio a algunas personas que no tienen domicilio. Cuando la pareja compró el edificio con esperanza de renovarlo, éste tenía huellas de filtraciones en el cielo raso, y en general estaba en pésimas condiciones.

Pero los planes no se llevaron a cabo como ellos esperaban. Solo unos meses después de haber comprado la antigua escuela Fairbanks, Drew tuvo la reaparición de un cáncer de colon y falleció después de unos meses. Amy, quien era directora de salud y bienestar de una universidad local, decidió conservar la propiedad y transformarla en un local para honrar la memoria de Drew, y así nació la Fundación Drew Lewis.

Amy soñaba con crear un centro comunitario que ofreciera servicios a los vecindarios y una granja y mercado urbanos, pero necesitaba socios con el fin de realizar este sueño. Entonces el fundador de iglesias y misionero asociado de Misiones EUA de las AD Jeremy Hahn entró a la escena.

Hahn dice que él había estado interesado en la escuela por algún tiempo, la propiedad había entrado y salido del mercado, y estaba preparándose para hacer una oferta con el fin de convertir el edificio en un centro comunitario y una iglesia en un barrio urbano. Cuando la propiedad estaba a punto de ser demolida, lo sorprendió que repentinamente fuera vendida, y pensó que había perdido su oportunidad.

Hahn no lo sabía, pero cuando Drew Lewis falleció, además de viuda, Amy quedó con un plan que no sabía como llevar a cabo. Pero, Dios obró y una persona que conocía los sueños de Amy y las esperanzas de Hahn los reunió en el 2014 para conversar acerca de una posible colaboración.

¡Fue una respuesta a las oraciones de ambos!

Mediante las conexiones de Hahn con agencias ministeriales, como Convoy de Esperanza y líderes de iglesias, y la participación de Blansit en la comunidad médica y los vínculos con organizaciones de servicio, se hizo claro que la reunión no era algo al azar, ¡Dios estaba en medio de todo!

«Amy es cristiana, así que cuando le dije acerca de mi visión de crear una iglesia en una zona urbana que fuera parte de un centro comunitario para el vecindario, ella vio con rapidez como nuestras visiones se interconectaban. Enseguida estábamos trabajando juntos», dice Hahn. «Y una de las primeras cosas que sucedió es que la Community Foundation of the Ozarks les dio un préstamo con un interés bajo para poner un nuevo techo en el edificio y mantener seco el interior, y además financiar la segunda fase de la renovación de Fairbanks».

Hahn explica que el inicio de cualquier iglesia o comunidad requiere de fondos, así que era importante incorporar lo más pronto posible los servicios que fueran necesarios para el vecindario y así contrarrestar los costos.

«Una de las cosas que ha hecho esta asociación es formar un equipo de personas en el que todos están interesados en más que solo proveer recursos», dice Blansit. «Tenemos personas que están preocupadas por el desarrollo de la comunidad y atender las necesidades espirituales. Las personas saben que recibirán una cálida acogida y un abrazo de alguien que se interesa en ellos, no solamente alguien que les da cosa».

Hahn dice que en la actualidad se han completado dos fases de la renovación La primera fase, que comprende espacio de oficina para alquilar, un laboratorio de computación para la comunidad y un pequeño banco de ropa y artículos de higiene, fue completada a fines de 2014. La segunda fase —una guardería, un centro de eventos para alquilar, un local para iglesia junto y una cocina comercial para alquilar a compañías que están comenzando y otras organizaciones y que también se puede usar como centro de entrenamiento— fue inaugurada en marzo de 2016. La tercera fase, tal vez la más desafiante de las tres incluye la remodelación de quince mil pies cuadrados de un total de veinticinco mil para construir un mercado de alimentos, un aula comunitaria, un aula para tutoría/programas extraescolares, centro de eventos, una granja de gusanos de tierra y champiñones, un estudio de grabación, y un centro de entrenamiento en serigrafía.

Blansit dice que su meta es tener la tercera fase terminada en el otoño. «Hay algunas reparaciones que serán necesarias, tendremos que eliminar pintura con plomo y asbesto», dice ella, «y después tendremos tres o cuatro meses de construcción para completar el proyecto, ya estamos trabajando para recaudar el capital necesario para completar los trabajos».

Kristina Wilmoth, quien ha trabajado con Blansit desde el comienzo del proyecto y ahora pasa tiempo de voluntaria como coordinadora de relaciones públicas para la iglesia de Hahn Life360 at the Fairbanks (AD), dice que la asociación entre la Fundación Drew Lewis (centro comunitario) y la iglesia ha tenido una gran resonancia en la comunidad.

«El centro y la iglesia tienen metas de colaboración que se complementan, interactúan y coinciden». Declara Wilmoth.  

Hahn dice que han descubierto que las cenas semanales que se ofrecen han sido todo un éxito para atraer a la comunidad al centro y a la iglesia.

«Cada domingo en la noche invitamos a la comunidad a una cena y a un mensaje», dice Hahn. «Sentamos a las familias en mesas redondas junto a otras familias para que establezcan relaciones entre ellos y con la comunidad. Después de la cena, sacamos a los niños para que tengan una clase aparte y tenemos una corta predicación para los adultos. Hemos tenido mucho éxito con este modelo».

Wilmoth dice que el centro comunitario ofrece una cena parecida los jueves en la noche, solo que en esa ocasión está más orientada al desarrollo de las relaciones con la comunidad y a ofrecer clases educacionales.

«Ofrecemos clases sobre la crianza de los hijos, talleres sobre presupuestos, oportunidades de hacer conculta a abogados, y otros recursos a los que las personas de la comunidad no tienen acceso de otra manera», dice Wilmoth. «También es una buena transición para hablar a las personas sobre las actividades y los alimentos del domingo en la noche, y además se informa a los asistentes del domingo en la noche acerca de las actividades y la cena del jueves».

Lo que podría sorprender a muchos es uno de los principios fundamentales que ha adoptado el liderazgo para este proyecto de revitalización. Aunque la iglesia y el centro tienen una pequeña reserva de alimentos y ropa para regalar en caso de una emergencia, solo se utiliza con ese fin.

«Uno de nuestros temas es, nada sale de aquí gratis», dice Hahn. «Antes de que las personas salgan del edificio con recursos que reciban, queremos que inviertan en el centro y/o la iglesia ofreciendo su tiempo como voluntarios, ayudando en las renovaciones, asistiendo a los eventos, o participando de alguna manera en otras oportunidades. Queremos que la comunidad se adueñe de “su” centro comunitario y “su” iglesia».

Este enfoque ha sido bien recibido por la comunidad ya que el propósito del centro y la iglesia es servir y satisfacer las necesidades de esa comunidad en particular. Hahn comprende la sencilla ecuación: si los limitados recursos los aprovechan personas que no son de la comunidad, entonces esos recursos no estarán disponibles par servir y responder a las necesidades de la comunidad.

¿Un enfoque exclusivista? No en realidad. Por lo contrario Hahn lo ve como el establecimiento de un modelo que da resultado y es replicable para que otras comunidades lo imiten. «Quisiera ver por lo menos otros cinco o seis iglesias comunitarias y centros comunitarios que se abren en juntos solo en la zona norte de Springfield».

«Nuestra meta es buscar otras comunidades en dieciocho meses», dice Blansit, y añade que quisiera que su visión de más centros se completara en solo tres a cinco años.

Lo que Hahn y Blansit proponen es restablecer la iglesia como el centro de la comunidad, donde lo social y lo espiritual pueden unirse y los vecinos ya no son desconocidos, sino amigos dispuestos a cuidarse y ayudarse unos a otros. Hahn explica que en ciudades más grandes, todas las comunidades se beneficiarían de este tipo de arreglos mientras que en las áreas rurales, tal vez solo se necesite un centro comunitario y una iglesia.

«Este cambio que estamos viendo es casi cómico», dice Blansit. «Por mucho tiempo el enfoque de las persona ha sido con cuánta rapidez podemos hacer que las cosas sucedan y cuan aislados podemos estar, pero ahora es algo que queremos cambiar, estamos sembrando en la comunidad, tenemos un mercado para la comunidad al que podemos ir… hay un resurgir de la comunidad, un componente social del ser humano… que se relaciona con los demás. Y es por esa razón que este modelo de iglesia y centro comunitario ha sido tan bien recibido».

La iglesia Life360 (AD), que tiene siete campus y cuyo pastor ejecutivo es Ted Cederblom, es la iglesia madre que está abriendo Life360 en Fairbanks. Hahn dice que la iglesia en Fairbanks no ha sido inaugurada oficialmente, pero tienen un promedio de 50 a 60 personas por semana, y el Domingo de Resurrección tuvieron una asistencia de más de 100 personas.

«La comunidad está muy emocionada con este proyecto», dice Blasint. «Han escuchado tantas promesas acerca de esta propiedad en el pasado, pero ahora ven la transformación y la gran diferencia que ha marcado en la comunidad… no solo se ofrece ayuda, también infunde una cierta sensación de esperanza en la comunidad».

Aún durante el desarrollo de esta historia, Dios continuó bendiciendo el esfuerzo. El 5 de abril, se realizó una conferencia de prensa para anunciar que Northwest Springfield Project, del cual forman parte el centro y la iglesia Life360 en Fairbanks recibió una subvención conjunta de $1.3 millones.

«Esto es importante», dice Hahn. «Esta subvención permitirá que entidades como Habitat for Humanity vengan a la comunidad y remodelen casas, provean programas extraescolares, y mucho más. Aunque la iglesia no podrá usar directamente estos fondos, esta ayuda liberará capital para invertir en la remodelación».

Blansit está de acuerdo, y añade que el dinero de la subvención ayudará a pagar a más empleados. Ella explica que el propósito del centro comunitario y la iglesia no está limitado a atraer a las personas al edificio, sino en salir y relacionarse con la comunidad.

«Estamos enfocados en el desarrollo dirigido a la comunidad para realmente mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos», dice ella. «Estamos evaluando las barreras que hay en la comunidad para el cumplimiento de esta, como aceras seguras y en buena condición, que provecho hay en tener un parque hermoso si las personas no se sienten seguras al visitarlo».

Wilmoth dice que además de las mejorías físicas que planifican para la comunidad, no han dejado de ver la obra de Dios en el corazón y en la vida de las personas. «Hemos visto respuestas claras a las oraciones», dice ella. «Las personas están recibiendo bendición en todo aspecto —físico espiritualo y emocional— conforme se relacionan con otros a través del centro comunitario y la iglesia».

Hahn está deseoso de ver que el modelo de centro comunitario e iglesia se expanda a otras partes del estado y el país. «Este tipo de sociedad añande valor inmediato y tangible a una comunidad», explica Hahn, «y además crea una iglesia fuerte donde las personas aman y crecen juntas, tienen una fe poderosa y la viven».
                      
          
               
          
Lea este artículo en inglés/Read this article in English


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Recursos


Turismo Aventura:
Buen enojo, mal enojo

Artículo # 33TW2000

 


 

Las Noticias